Las flores son uno de los elementos más emblemáticos de la pintura en cualquiera de sus corrientes. Representación por excelencia de la belleza, la vida y la renovación de la primavera, todo pintor debe saber cómo pintar flores sencillas para poder utilizarlas en sus creaciones.

Materiales necesarios

Captar la bella esencia de las flores en una representación plástica es una cuestión del estilo del propio pintor. En dependencia del estilo empleado, así serán los materiales a emplear.

Entre los aspectos que definen los materiales a emplear para pintar flores sencillas están el tipo de colores incluyendo los colores de contraste y de los valores tonales; la técnica general a emplear (pintura alla prima o por capas), el tipo de pincelada para definir los pinceles a emplear (suaves, duros, grandes, pequeños, planos, redondos) o que combinación de ellos se desea; el uso de contornos definidos o mezclas de colores con las capas anteriores; la difuminación de la pintura; el orden de los elementos de la representación (por base inicial, fondo primero, retocados, etc); los patrones de luces y sombras y muchos elementos más.

Lienzo, acrílico, temperas, pinturas al óleo, pinceles, espátulas… cualquier material de pintura es válido a la hora de pintar flores. Todo depende de la impresión que se desee crear en el observador y el propio gusto del artista.

Paso a paso para pintar las mejores flores

Otra vez, todo depende del efecto final que se desee lograr. Por ejemplo, el maestro clásico Alexei Antonov utilizaba pinturas de base tierra, grisallas y capas de veladuras. Mientras, Vie Dunn Harr realiza composiciones de flores a estilo realista sobre fondos abstractos con colores vivos y pinceladas rápidas.

Otras fuentes de inspiración para pintar flores sencillas podemos encontrarlas en genios como Vincent Van Gogh, con pinceladas curvas y la utilización del negro para remarcar los contornos. O Leonid Afremov, que emplea colores vivos y contrastantes en trazos cuadrados con espátula.

Lo mejor para iniciarse es buscar inspiración en la obra de muchos artistas consagrados y probar si nos sentimos cómodos con su forma de pintar flores sencillas.