Estoy tratando de ir escribiendo sobre temas que sean de vuestro interés. Muchos de los que nos leéis nos preguntáis sobre las mejores técnicas para pasar del dibujo al color.

Hablaremos hoy por tanto del pastel. Se trata de una técnica perfecta con un nivel de dificultad de acceso muy aceptable. Ideal para el momento en el que da miedo saltar a la pintura pero al mismo tiempo tenemos confianza suficiente dibujando y sombreando.

¿En qué consiste el pastel?

El pastel es una técnica seca, es muy similar al tacto y apariencia de una tiza. Sin embargo, tiene una capacidad de teñido con su pigmento mucho más intensa que una tiza convencional.

Mientras que la tiza está compuesta de carbonato cálcico, el pastel está compuesto de pigmento en polvo, goma arábiga y distintos almidones.

Es una técnica muy luminosa por la gran proporción de pigmento que contiene y nos permite fundir los colores entre sí al aplicarlo.

pintura colores pastel

¿Sobre papel o sobre lienzo?

El lienzo admite el pastel si se fija posteriormente, pero os recomiendo fundamentalmente trabajar el pastel sobre papeles Canson. Son papeles coloreados, que se comercializan con una amplia gama de colores tenues. En función del tipo de imagen y el tono de nuestra obra, elegiremos un tono más frío, uno cálido u otro más oscuro.

Difuminar, ¿sí o no?

Al comienzo de vuestros trabajos de pastel sobre el papel os sugiero que no difuminéis. Es preferible trabajar con rayado vertical, con el trazo que se note y que se perciba.

pastel de colores
A medida que vais sintiendo más control con esta herramienta. Podéis hacer las primeras pruebas fundiendo con difumino, pequeñas esponjas o trapos de algodón.

Si tenéis inquietud con esta técnica. Animaos y asistid a nuestras clases en las que conoceréis en profundidad el proceso del pastel y sus aplicaciones.