En esta ocasión os queremos hacer llegar una aproximación a las principales técnicas de pintura que existen. Abordaremos las clasificaciones principales de las técnicas pictóricas para después pasar a describir cada una de ellas y definir sus componentes y soportes.

Cualquier técnica pictórica está compuesta de pigmento en polvo, que es lo que aporta color y permite teñir la pintura, y aglutinante. El aglutinante es la amalgama que une el pigmento entre sí y nos permite unificarlo para conseguir una masa con la que poder pintar. Los pigmentos en polvo son universales y se utilizan indistintamente sea cual sea la técnica pictórica que se esté fabricando.

Un término interesante que merece también una mención es el Médium. El médium es el líquido que nos sirve de vehículo para poder diluir o extender la pintura. Es una sustancia que está compuesta de elementos comunes al aglutinante. El aglutinante está dentro de la pintura. El Médium es el medio externo que utilizamos para hacerla llegar al lienzo o papel.

1.Técnicas pictóricas magras

Las técnicas pictóricas magras son aquellas que no llevan un componente graso. La base de estas pinturas suele ser acuosa, y precisamente el agua suele ser también el médium, la sustancia en la que se disuelven o diluyen al pintar.

El pastel

Dentro de este grupo, encontramos una excepción, el pastel, que se considera técnica pictórica y no dibujística y es una técnica en seco. A diferencia de las demás, no se utiliza pincel para su aplicación y no necesitamos agua para su empleo y utilización.

Si hacemos pasteles caseros en casa, poder utilizar como aglutinante el agua de arroz, agua para hervir patatas o almidones parecidos que emulan bastante el componente de los pasteles comerciales.

El pastel es de las técnicas pictóricas más luminosas que existen porque la pureza y concentración de pigmento es muy alta. El soporte más recomendable es el papel, preferiblemente los papeles con algo de rugosidad como el papel Canson para facilitar su adherencia.

La acuarela

La acuarela suele emplearse en papel como soporte. Existen gran variedad de gramajes (grosores) de papel de acuarela en el mercado, os dejo como recomendación Arches. Si utilizáis el papel en láminas, antes deberéis tensar el papel con cinta encolada ya humedecido, os lo explicaré en otro artículo.

Se compone de pigmento como sabéis y en este caso el aglutinante es la goma arábiga, de origen vegetal, y la glicerina, que añade elasticidad. El médium de la acuarela es el agua.

La Témpera

La témpera o gouache tiene una composición similar a la acuarela pero se distingue de ella por su capacidad para ser más cubriente y opaca. El aglutinante del pigmento en la témpera es fundamentalmente la goma arábiga también. Una marca que solemos utilizar es Talens, que tiene una calidad mejor que las témperas escolares.

tempera

El soporte más común para esta técnica es el papel pero admite también trabajar sobre cartones, tablas de madera o cartulina Basic.

El médium es el agua como en el resto de las últimas técnicas mencionadas.

El acrílico

La pintura acrílica está compuesta de pigmento y acetato de polivinilo o también llamado PVA, de base plástica, que actúa como aglutinante. El PVA es una sustancia plástica muy similar a la cola o pegamento para madera. Es por eso que no es una técnica fácil de diluir una vez que está seca. Nos permite trabajar de modo cubriente o por transparencias en función del agua(médium) que empleemos.

acrilico

Esta técnica es una de las comúnmente empleadas en lienzo o tabla entelada, que actuarán como soporte, aunque el papel también la admite. Algunas de las marcas aconsejables para empezar son: Van Gogh, Amsterdam, Liquitex.

El fresco

El fresco es una técnica poco común en la actualidad puesto que, al ser una técnica mural, ha sido prácticamente sustituida en intervenciones arquitectónicas por pinturas acrílicas o silicatos sobre el muro. Es la técnica que conocemos popularmente de los frescos de la capilla Sixtina.

El aglutinante es el mortero de cal y arena. Una mezcla de arena de río y cal apagada y humectada. Se aplica directamente sobre el ladrillo para pintar encima con pigmento diluido en agua. En esta ocasión no mezclamos el aglutinante con el pigmento: El pigmento se aplica sobre el aglutinante que está extendido en el muro y cuando el mortero seca, el color se fija de modo permanente sobre la pared.

2. Técnicas pictóricas grasas

Sobre cualquier técnica pictórica magra podéis aplicar una técnica grasa. La regla de oro en los procedimientos pictóricos para su colocación es magro sobre graso. Las técnicas pictóricas grasas son de base y composición oleosa.

El óleo

La pintura al óleo es una técnica extendida y muy utilizada hoy en día. Sus inicios se remontan a la Edad Media donde empezó a emplearse en Europa. El principal aglutinante del óleo es el aceite de linaza. Además, hay elementos complementarios como la cera de abejas, y la resina Dammar que completan la formación de esta pintura.

oleo amarillo

Los soportes más utilizados son, al igual que en la pintura acrílica, el lienzo y las tablas enteladas. (maderas o DM forradas con lonetas de algodón). El médium es una combinación de aceite de linaza, cera y trementina. Existen en el mercados médiums alternativos como el Liquin original de Winsor and Newton. Estos tienen componentes secativos y aceleran su secado.

La encaústica

La técnica encáustica es bastante desconocida. La base de su composición es aceitosa y puede añadirse más o menos cera de abejas para controlar su brillo. Se utiliza y funde sobre el soporte con una fuente de calor seco y generalmente las paletas más apropiadas son las que irradian también calor.

En nuestras clases de dibujo y pintura podréis también profundizar en estos aspectos, tanto en la parte teórica como en la práctica.